nosotros los medios

tendencias de la vida digital y reflexiones personales de Jaime Estévez

viernes, julio 20, 2007

 

Bienvenida, África

No tuvo que observar a sus familiares dolientes antes de exhalar el último suspiro.

Nunca escuchó la naturaleza de su condena en la consulta del oncólogo.

No se tuvo que resignar a las molestias de la artritis.

Nunca llegó a celebrar sus bodas de oro.

No disfrutó del cariño de sus nietos ni sus biznietos.

Nunca pasó por la agridulce experiencia de la prejubilación.

No llegó a comprarse una casa en la playa aprovechando la acumulación de trienios.

Nunca se dio la vuelta al mundo.

No pudo celebrar su ascenso como resultado del trabajo bien hecho.

Nunca dio gracias por el milagro de la maternidad.

No llegó a casarse vestida de blanco.

Nunca celebró el ingreso de su primera nómina, ni su primer contrato.

No se emborrachó con sus compañeros tras obtener la licenciatura.

Nunca perdió los papeles durante el viaje fin de carrera.

No llegó a enamorarse de aquel profesor con el pico de oro.

Nunca pasó una noche en vela preparándose la selectividad.

No cambió diez veces de opinión antes de decantarse por ciencias o letras.

Nunca llegó a maldecir los tacones de aguja con lo que se sentía tan atractiva.

No recibió la felicitación de sus padres por aquella matrícula de honor.

Nunca lloró amargamente tras su primer desengaño amoroso.

No tuvo que fingir que pasaba la noche en casa de una amiga.

Nunca disfrutó del misterio desvelado de su primer beso.

No llegó a sentir el hormigueo en el estómago que le provocaba aquel chico de mirada penetrante.

Nunca tuvo que curarse las magulladuras de su primer accidente con el ciclomotor.

No se alarmó al despertarse manchada de rojo tras su primera menstruación.

Nunca se sintió coqueta vistiendo su primer sujetador, ni su primer bikini.

No experimentó nada especial durante su primer viaje en avión.

Nunca se divirtió chapoteando por primera vez en el mar.

No llegó a aferrarse a las faldas de su madre el primer día de colegio.

Nunca sufrió la desazón de comprobar como su nuevo hermano se convertía en el centro de atención.

No llegó a escribir sus primeras letras ni pronunciar sus primeras palabras.

Nunca anduvo ni siquiera, previamente, gateó.



Lo que sí hizo, al nacer el pasado 13 de julio, es darnos una infinita alegría a sus tíos y abuelos, a su padre y a su mamá, mi hermana.


Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

agosto 2006   octubre 2006   diciembre 2006   enero 2007   febrero 2007   marzo 2007   abril 2007   mayo 2007   junio 2007   julio 2007   agosto 2007   septiembre 2007   octubre 2007   diciembre 2007   enero 2008   febrero 2008   marzo 2008   abril 2008   mayo 2008   junio 2008   julio 2008   agosto 2008   septiembre 2008   octubre 2008   noviembre 2008   diciembre 2008   enero 2009   febrero 2009   marzo 2009   abril 2009   mayo 2009   septiembre 2009   enero 2010   marzo 2010   abril 2010  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]